fbpx

Para dejar de ser insegura, es importante reconocer que somos seres con un conglomerado de sentimientos y emociones, mal gestionadas, que hemos cultivado a lo largo de nuestras vidas. La buena noticia es que podemos cambiar esta realidad conociendo nuestras fortalezas y salir victoriosas.

Conocer en qué momento o por qué somos inseguras, es la clave para aumentar nuestra auto valoración y tomar las decisiones necesarias de lo que haremos a futuro, especialmente cuando debamos enfrentar nuestras inseguridades.

Dejar de ser insegura afrontando el miedo

El miedo se encuentra clasificado dentro de las emociones negativas, sin embargo, no es malo sentirlo en un momento determinado, ya que éste nos advierte que estamos corriendo algún peligro.

Por ejemplo, si tienes fobia a los ratones y mientras trabajas ves correr uno por el medio del salón, es evidente que sentirás miedo. Automáticamente se activarán los mecanismos internos para huir o rechazar tal situación, bien sea gritando, corriendo, saltando o buscando ayuda.

Si gestiono mis emociones, puedo dejar de ser insegura.

Karina Lopes

El problema muchas veces surge cuando esa emoción está tan anclada a nosotras que nos paraliza, quedándonos en estado de shock preguntándonos internamente ¿y si me paro a buscar ayuda? ¿si grito me veré muy ridícula? ¿soy una cobarde?

Las inseguridades pueden darse por situaciones aprendidas y/o por situaciones nuevas. Por ejemplo, si cuando eras niña, estando en el colegio te animaste a opinar y todos tus compañeros se voltearon a reírse, muy seguramente han creado en ti «inseguridad», motivo por el cual ya no quisiste opinar en público el resto de tu vida.

Entonces empiezas a formarte creencias negativas y limitantes sobre ti, repites frases como soy torpe, todos se burlan de mí, no soy capaz; mensajes internos que debilitan tu propio yo y se convierte en un desafío para dejar de ser insegura.

Tengo inseguridad porque no sé fracasar

La mayoría de los seres humanos tenemos miedo porque no nos preparan para fracasar. Estamos constantemente en una competencia interna para retarnos, y externa para ser mejor que los demás.

Nos dicen que debemos ir tras el éxito y si lo obtenemos seremos más felices y más importantes. Tal parece que el fracaso es solo para perdedores. Y es que la formación que recibimos en nuestros hogares y luego reforzamos en los colegios, no le otorgan un significado positivo al fracaso.

Sin embargo, parece que ésto empieza poco a poco a cambiar, esta mañana revisando las redes sociales me encontré con una grata foto de un pizarrón que decía «permitido equivocarse, a propósito del regreso a clases».

Y ojalá que no sea una utopía, sino que se convierte en el diario ejercicio para que los niños no tengan temor a arriesgarse, a probar cosas nuevas sin miedo a equivocarse; siendo muy importante ser auto compasivos y extenderlo a los demás.

Creencias que te limitan y no te permiten dejar de ser insegura

  1. Darle mucha importancia a lo que otros dicen de ti
  2. Victimizarte en todo momento
  3. Insultarte
  4. Creerte mujer maravilla queriendo hacer todo y en todo momento

Una vez logres romper con las ataduras de tus pensamientos negativos, abrirás las puertas de un mundo de posibilidades. Tus miedos empezarán a mermar y lograrás dejar la inseguridad. Al inicio puede que sea una labor desafiante, pero mientras te habitúas vas ganado más confianza en ti.

En este sentido, la clave radica en descubrir ¿a qué le temo? ¿en qué momentos suelo ser insegura?. Responder estas sencillas preguntas te permitirán indagar por qué surge este sentimiento y en qué etapa de tu vida se originó.

La compasión

Ser compasivo no significa pobrecito, me da tanta lástima. La compasión es un término que nos invita a no ser tan duros con nosotros mismos, a reconocer que equivocarse también está permitido.

Es como cuando alguna amiga ha pasado por un momento difícil y tú haz estado allí para consolarla a través de la compasión. Logras como por arte de magia hacer sentir bien a tu amiga, restando sus inseguridades, haciéndoles ver que sus acciones fueron en ese momento lo mejor que pudo hacer.

Sin embargo, cuando se trata de ti misma, eres dura con tus palabras, estricta con el resultado de tus acciones e implacable con tu auto castigo. Evidentemente, este comportamiento no te agiliza la posibilidad de intentarlo de nuevo, por el contrario, llena más la cubeta de inseguridades.

Adiós inseguridades con mis fortalezas

Martin Seligman, se refería a las fortalezas como una característica psicológica que se presenta en situaciones distintas y a lo largo del tiempo. Éstas son mesurables y adquiribles. Para este psicólogo, es la fortaleza el camino a las virtudes humanas sin la cual esto no sería posible.

Seligman y Peterson, crearon un modo de medir y cuantificar las fortalezas, agrupándolas en 6 virtudes, con el fin de ayudar a las personas a alcanzar mejor calidad de vida y bienestar:

  • Sabiduría y conocimiento: Fortalezas cognitivas que implican la adquisición y el uso del conocimiento como Creatividad, Curiosidad, Apertura de mente, Deseo de aprender y Perspectiva.
  • Coraje: Fortalezas emocionales que implican la consecución de metas ante situaciones de dificultad, externa o interna como Valentía, Persistencia, Integridad y Vitalidad.
  • Humanidad: Fortalezas interpersonales que implican cuidar y ofrecer amistad y cariño a los demás como Amor, Amabilidad e Inteligencia Social.
  • Justicia: Fortalezas cívicas que conllevan una vida en comunidad saludable como Ciudadanía y la Justicia.
  • Moderación: Fortalezas que nos protegen contra los excesos como Perdón y compasión, Humildad, Prudencia y Autoregulación.
  • Trascendencia: como Aprecio de la belleza y excelencia, Gratitud, Esperanza, Sentido del humor y Espiritualidad.

Es mucho lo que podemos lograr cuando conocemos bien nuestras fortalezas, ya que son éstas las que nos permiten sobrellevar problemas o situaciones adversas. Por eso te invito a realizar el test de tus fortalezas y así ganar seguridad, solo dale click:


Share This